Se ha producido un error en este gadget.

miércoles, 25 de septiembre de 2013

CAÑÓN DE ALCOHOL


Este experimento es muy sencillo de realizar y  es  barato ya que se hace con  materiales reciclados. El artilugio es muy simple. Un mechero eléctrico de cocina, un bote de los antiguos carretes de fotos y un poco de alcohol e líquidos que los contengan como algunas colonias. Para disparar el cañón basta con echar 2 gotitas dentro del bote, lo cerramos, dejamos que se produzca el vapor de alcohol y apretamos el encendedor de cocina.
Si echamos mucho alcohol dentro del bote, funciona mucho peor y saca llama, con lo que puede ser peligroso.

Par ver su construcción y funcionamiento, ver el vídeo
 




COMO FUNCIONA
El bote del carrete de fotos sólo puede ser cargado con una pequeña cantidad de combustible, de manera que es bastante seguro para disparar en la casa. El frasco es de plástico suave y liviano y puede aterrizar sobre las personas sin despeinarlos. Pero despega con bastante velocidad, de manera que no es recomendable colocar la cabeza muy cerca durante el lanzamiento. El gas necesita del oxígeno del aire para explotar; al quemarse, se libera energía debido a la formación de enlaces químicos entre el oxígeno en el aire y el carbón e hidrógeno de los gases del combustible (spray) Esta energía calienta los gases que resultan de la oxidación violenta (llama). Estos gases son vapor de agua (H2O) y dióxido de carbono (CO2). Como se calientan, se expanden. Esta expansión empuja a todo el interior del frasco, que se separa rápidamente de la tapa y sube al aire. En todo caso puedes hacer experimentos con alcohol de farmacia puro, pero tienes que pulverizarlo en el momento de insertar al frasco.

 

1 comentario: